Siempre he considerado a Iggy Pop como lo que es, uno de los padres fundadores del punk y revolucionario de la escena musical de finales de los sesenta y setenta, especialmente durante su etapa con los Stoogies y su periodo berlinés junto a David Bowie. Pero también es cierto que a la hora de hablar de “la Iguana” solemos siempre hacerlo en pasado, ya que llevamos mucho tiempo (¿10, 15, 20 años? Todo depende del oyente o de lo fan que seas) sin que James NewellOsterbergJr nos ofrezca algo a la altura de lo que supuso su figura. Ahora Iggy nos ofrece el que, según él mismo, podría ser su último álbum de estudio. ¿Habrá conseguido cuadrar el círculo?

Iggy of the Stone Age

Iggy Pop ha sido un artista que ha ofrecido grandes discos en sus colaboraciones con otros artistas. Desde Steve Jones (Sex Pistols), pasando por miembros de The B52’s, Guns ‘n’ Roses hasta Green Day, su periodo en Berlín junto al Duque Blanco nos dejó discos para el recuerdo (RawPower es la historia misma del punk). Quizá por eso haya decidido unirse para el que podría ser su último trabajo, Post Pop Depression, al que podríamos considerar como uno de los rockeros más exitosos y talentosos de hoy en día, Josh Homme, líder de Queens of the Stone Age (no lo neguemos, casi todo lo que toca Homme ahora mismo se convierte en oro). Para completar el plantel, ha decidido también contar con el talento de otro miembre de QOTSA, DeanFertita (bajista-teclista) y del batería de ArcticMonkeys, MattHelders.

¿Resultado? Objetivamente hablando, tenemos entre las manos un buen disco. El problema reside en que el sonido rezuma el rock de QOSTA por los cuatro costados y queda algo huérfano del toque de Iggy. Alguien que coja el disco sin saber el autor podría pensar que Iggy se ha ofrecido a colaborar Josh y compañía para hacer este albúm y no al revés. Ya desde la primera canción, Break intoyourheart, encontramos esos sonidos stoner y alternativos que caracterizan a la banda de Palm Desert. Gardeniasí nos deja un sonido más cercano a algunos de los trabajos más conocidos de Iggy, casi como si buscara acercarse a su sonido berlinés. No será el último tema del álbum que lo intente (German days), casi como si de un homenaje póstumo a Bowie se tratara. Quizá si hay una canción que nos lleva directos a la reflexión sobre la figura de Iggy Pop sea American Valhalla. Denota que quizá una de las facetas donde más se ha involucrado el propio artista de Michigan sea en las letras.

El “I’venothing, butmyname” que retumba al final de la canción parece reflejar la propia visión que Iggy tiene de él mismo estos días. Tanto In the lobbycomo Sundaymuestran claras influencias del resto de músicos involucrados en el trabajo, especialmente Sunday, en el que encontramos tanto a Fertita como a Helders llevando el peso del tema. Vulture es un mensaje directo de Iggy a todas aquellas personas del mundo de la música que alguna vez intentaron aprovecharse de su trabajo. El disco termina con dos de los mejores temas: Chocolate drops golpea con su letra (“Whenyouget to thebottom, you’renearthe top /Theshitturnsinto chocolate drops”) en otra declaración melancólica del antiguo cantante de TheStooges, y si Paraguayrepresenta el punto y final de la actividad discográfica de La Iguana, no se me ocurre mejor manera de hacerlo. Es sin lugar a dudas una de las mejores canciones de los últimos 20 años de sus últimos veinte años de carrera.

En definitiva, y siempre y cuando seamos fans abiertos a nuevos sonidos musicales, Post Pop Depression nos ofrece un más que digno último trabajo del que antaño fuera el padrino del Punk. Quizá ya no tenga la fuerza que un día le llevo a ser leyenda, pero sí que nos aporta su trabajo con más calidad en muchísimo tiempo. Él ya lo dijo en su día:“Me cansa interpretar el papel monotemático de hacer solo estúpido rock’n’roll”.

 

Nota: 7/10

Canciones destacadas:Gardenia, American Valhalla, Chocolate Drops, Paraguay

Lo mejor: de lo mejor de Iggy en 10, 15, 20 años…

Lo peor: la falta de protagonismo en el álbum del propio Iggy, ¿el posible adiós a un mito?