Nació el 1987 en Compton, California. Aunque sus primeros mixtapes son de antes de 2010, su primer álbum se publicaría exclusivamente en iTunes en 2011. Su creciente popularidad en la red pronto captó la atención del todopoderoso Dr. Dre, quien lo fichó para su discográfica Aftermath. En 2012 Kendrick Lamar dio el salto definitivo al olimpo del rap con su segundo trabajo good kid, m.A.A.d City (la estética de los títulos es una parte más de sus creaciones). Desde entonces sus lanzamientos se miden en números uno en EEUU y en Grammys. Cinco logró sumar en la última ceremonia de 2018, entre ellos el de mejor actuación de rap. Siempre en el ojo de la polémica, su performance en la gala con una gran bandera americana de fondo mientras un tiroteo “derribaba” a sus bailarines ha levantado un revuelo considerable.

Muchas voces piden ya que se le saque del corsé del rap, teniendo en cuenta que su abanico es muchísimo más amplio. Y es que Lamar parece no tener límite creativo. Ha saltado del estilo más hardcore de good kid, m.A.A.d City al soul, funk o sonidos más comerciales con su último trabajo DAMN. Entre sus referentes están 2Pac y Eminem (al que considera literalmente “un genio”). Pero su enorme versatilidad le ha llevado a colaborar con Taylor Swift o U2 sin perder un ápice de actitud. No hay duda de que Kendrick se mueve en el show business como pez en el agua. La pregunta ahora es con qué nos sorprenderá en su próximo álbum.

HUMBLE, primer sencillo de su tercer y hasta ahora último disco, alcanzó el status de viral a las pocas horas de su publicación. Algo a lo que Kendrick Lamar está más que acostumbrado a la vista de su manejo de las redes y su maestría con el hype previo a sus lanzamientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here