Aunque procedentes de Monterrey, The Guadaloops se formó en 2012 en Ciudad de México como un dueto entre Fermín Héctor y Ferdinand González. Comenzaron a girar por todo México y el estado de Texas en EEUU. Pero no fue hasta el año siguiente, con la llegada del MC Franco Genel (aka Tino el pingüino) cuando la banda terminó de forjar su sonido. Los “tres efes” publicaron juntos su primer larga duración De Locos Y Monstruos en 2014.

The Guadaloops no son un grupo de hip-hop al uso. No tienen un DJ como tal, y en el escenario de sus shows es fácil ver varios instrumentos sobre el escenario. Guitarra, bajo, batería, trompeta y múltiples artilugios electrónicos son los habituales. En su página de Facebook se reconocen admiradores de Frank Ocean, y eso ya es mucho decir. También se enorgullecen de fusionar todo lo que te gusta, menos lo que no quieres oír. Y por su sonido entendemos que huyen sobre todo del reggaetón y de los sonidos latinos más de moda. Suenan a soul y a funk, a música que escucharías en el equipo hi-fi de tu casa antes que en una discoteca.

Fraseos largos a velocidades de vértigo de Tino se concatenan con pasajes lentos y los estribillos armoniosos de Fermín. Una combinación explosiva y adictiva de hip-hop, bossa nova, jazz, groove… imposible parar de enumerar influencias. Como imposible parece que puedan fusionar tan bien los instrumentos con los beats electrónicos y que el resultado suene a ambas cosas a la vez sin chirriar lo más mínimo.

Cuentan con una fanbase unida por el GuadaLove. Esa afinidad que también les hace aparecer irremediablemente en nuestra lista de más escuchados de Spotify desde el momento que los conocimos. Nunca Es Tarde para descubrir formaciones tan interesantes como Guadaloops. Un videoclip ambientado en un hotel decadente, a tope de psicofármacos y con bucles que se repiten al son de los integrantes de la banda puede ser su mejor carta de presentación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here