Charles Aznavour es una leyenda viva de la música. A sus 92 años continúa en activo una de las carreras más extensas y prolíficas. Descendiente de una familia armenia, nació en Paris en 1924 y ha vendido más de 100 millones de discos.

La Boheme es un canto triste de añoranza al famoso movimiento cultural que unía a artistas e intelectuales en el Paris de mediados del siglo pasado. Aznavour ha grabado esta canción en varios idiomas, incluyendo un castellano más que correcto, y estará el próximo martes, día 31 en el Palacio de los Deportes de Madrid. Tal y como reza la famosa frase atribuida al artista: “El show debe continuar”.