Hoy traemos el videoclip más caro de la historia en el momento de su estreno en 1980 (y que continúa muy alto en el ranking a día de hoy). Con unos efectos visuales sin medida y una estética futurista y extraterrestre a la par, encaja perfectamente con los complejos sonidos de los sintetizadores que envuelven la canción.

Ashes to Ashes es una especie de precuela de Space Oddity (1969), donde el personaje de Major Tom aparece de manera muy distinta. Esta vez describiendo su atormentada juventud llena de excesos, muy en común con la que el propio David Bowie vivió. Bowie utilizaba recurrentemente estas referencias a otras composiciones, de hecho, el entrañable Major Tom regresaría en 1995 en Hallo Spaceboy.