Cuando El Guincho publicó su primer álbum en 2006 sólo un puñado de medios especializados supieron ver la avalancha creativa que el grancanario proponía. Después de recibir elogios por todo el mundo de la mano del sello británico Young Turks, ahora todo parecen alabanzas hacia su música. Su último álbum de 2016, Hiperasia, tampoco es nada convencional. Fue publicado en formato pulsera con un chip NFC y un código QR para acceder a las canciones y a contenido multimedia que el propio músico publica en la red.

Con su intro homenaje a Cosmos, de Carl Sagan, Bombay plantea una especie de obra de Buñuel hipervitaminada que no podemos parar de mirar mientras nos preguntamos cómo ha podido su discográfica saltarse las restricciones de youtube todo este tiempo. Realizado por la conocida productora Canada, el videoclip no puede bailar mejor con los complejos ritmos de samplers y percusiones de la canción.