La relación entre Mark Ronson y Bruno Mars viene de lejos. Ronson produjo varios de los temas del segundo disco de Mars en 2012. Sin embargo, la elaboración de Uptown Funk entre ambos supuso toda una odisea para Mark, según él mismo declaró “de auténtica pesadilla”. Estuvo persiguiendo literalmente a Bruno alrededor del mundo durante su última gira, obligándoles a grabar la canción en múltiples sesiones: Los Ángeles, Toronto, Londres, Nueva York, Memphis y Vancouver.

En cualquier caso, Uptown Funk fue un éxito en todo el mundo, siendo número uno en la mayoría de países. El vídeo está co-dirigido por el propio Bruno Mars, que también acabó grabando todas las baterías del álbum de Ronson. Un pequeño favor después de la pesadilla que supuso para el británico grabar este hit.