Radiohead son muy dados a censurar sus propios éxitos en sus conciertos. Lo hacen habitualmente con la favorita del público “Creep” y también con esta “High & Dry”, perteneciente a su segundo álbum The Bends. Esto no impide que siga siendo una de sus canciones más populares, a pesar de su apariencia poco alternativa y bastante alejada del habitual estilo de la banda.

Se grabaron dos videoclips distintos para la canción, uno para el mercado americano y otro para el europeo. Sin embargo, Thom Yorke no acabó contento con este último por lo que la versión americana es la opción preferida en sus recopilatorios en DVD. Se trata de un casi-cortometraje grabado en el clásico dinner americano con dos historias paralelas que se resuelven justo al final de la canción.