¡Buenos días, tardes o noches según el momento en el que estéis leyendo ésto!

Saliendo un poco de mi racha de recomendar obras japonesas (de todo se cansa uno, y no quiero que se me conozca como “la chica de las monas chinas”) hoy traigo la recomendación de una de las series que más me han sorprendido últimamente.

Evil Dead carátula.
Parece que da mal rollo, pero es ese tipo de película.

Seguramente os suene la película The Evil Dead, ahora prácticamente considerada una película de culto en el ámbito del cine de terror de serie B y conocida aquí en España como Posesión Infernal.
Ésta película, dirigida por Sam Raimi (Spider-man, Arrástrame al Infierno) en 1981, cuenta la historia de un grupo de jóvenes que, dispuestos a pasar un tranquilo fin de semana en una cabaña en el bosque, es atacado por una criatura demoníaca que invocan por error al leer el Necronomicón.
Un gore muy explícito, con esos efectos especiales tan característicos de la época. Tiene ese aire tan… surrealista de la comedia negra de terror, mezclando un humor bizarro con escenas grotescas.

La película cuenta con dos secuelas: Evil Dead 2 (o “Terroríficamente Muertos” en España) y Army of Darkness (o “El Ejército de las Tinieblas” en España), dirigidas también por Raimi. El protagonista de éstas películas está interpretado por Bruce Campbell (Xena: La Princesa Guerrera, Hércules: Sus Viajes Legendarios), reconocido en el cine de terror de serie B, dando vida al anti-héroe Ash.

Haber visto estas películas es imprescindible para comprender la serie, dado que ésta es una continuación de lo acontecido en ellas.

Atención, ¡posibles spoilers de las películas a partir de aquí!

En 2016, era estrenada Ash vs. Evil Dead dirigida a manos de Sam e Ivan Raimi junto con Tom Spezialy para la Starz Network.
En ésta, repite como Ashley “Ash” Williams el actor Bruce Campbell, unos años más viejo.

Es… ese tipo de serie.

La serie toma lugar unas cuantas décadas después de lo acontecido en las películas. Ash “derrotó” a los demonios, regresó a casa, y ahora vive en una caravana trabajando en una tienda de bricolaje… Pero sigue siendo Ash, sigue siendo el mismo machista, grosero, e irresponsable protagonista de las películas.

En la serie, por culpa de una noche de locura y unos cuantos porros, vuelve a abrir el Necronomicón y a leer su contenido.
Y entonces el terror vuelve a comenzar.
En ésta serie, sin embargo, Ash no estará solo, dado que sus compañeros de trabajo Pablo (Ray Simón Bolívar) y Kellie (Dana Delorenzo) serán sus ayudantes.

La serie está compuesta por dos temporadas y una tercera en proceso. Cada una tiene unos doce capítulos, y al contrario a lo que estamos acostumbrados en este tipo de series, estos capítulos solo duran 23 minutos.

El humor sigue siendo tan macarra como en las películas, y, pese a que ha pasado el tiempo y los efectos especiales han mejorado… Eso no les ha importado mucho.
La serie sigue usando efectos especiales muy básicos, de bajo presupuesto (como buena serie B), dándonos baños de sangre exagerados, mutilaciones que parecen estar cortando mantequilla.

¿Y por qué la recomiendo?
Ash vs. Evil Dead es una locura. Su humor es negro, no tiene reparos en meterse con nada. Y creo que merece la pena verla, para desconectar un poco de lo serio que es el mundo y relajarse viendo cómo un tío parte por la mitad a demonios que poseen personas con su motosierra-mano. Sí…


Por lo tanto, ésto es una doble recomendación: si habéis visto las pelis y no la serie, estáis tardando. Y si no habéis visto ni lo uno ni lo otro, estáis tardando el doble. Y tened la mente abierta para ver estas películas y su serie.

Porque ver a un tío con una motosierra y una escopeta matando zombies siempre es divertido.

Nos vemos~

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here