Aunque en el Ochoymedio Club se están acostumbrando a colgar el cartel de Entradas Agotadas, el de ayer no era un Sold Out más. He de reconocer que nunca había visto semejante cola para un concierto en la sala madrileña…Y llevo unos cuantos a las espaldas… Pero reconozcámoslo, el concierto que ofrecía ayer La Casa Azul, primero festivales aparte después de un largo tiempo, no era una fecha más en el agitado calendario musical del que estamos disfrutando este mes de noviembre en la capital.

La Gran Esfera luce magnifica en el escenario

Entre las razones que convertían a este concierto en algo especial, además del ya citado reencuentro con los fans, estaba el que suponía la presentación de algunos de los temasque conformarán el nuevo trabajo de Guille Milkyway, La Gran Esfera. Cinco en total para poner la miel en los labios de unos fans que, visto lo de ayer, ya presienten que este nuevo disco pinta de diez. Fue precisamente el single adelanto, Podría ser peor, el que abrió el concierto. Atronadora respuesta la de un público entregado desde la primera nota que salió del teclado de Guille y que apenas dejaba oír la voz del genial músico catalán.

La Casa Azul en el escenarioEsa armonía, ese cariño y la perfecta comunión con el público resumen perfectamente lo ocurrido en el concierto de ayer noche. Me explico: no hace mucho tiempo, Guille Milkyway era un músico que, aunque igualmente genial, mostraba una timidez extrema en sus conciertos y de cara al público en general.

No hay que olvidar que al principio la imagen de la banda en sus vídeos musicales era representada por un grupo de adolescentes pop a modo de figurantes (llamados durante el tiempo de la Revolución Sexual androides) y que las apariciones del rostro del músico barcelonés eran contadas. Pues bien, aunque ayer la puesta en escena inicial comenzó con los todos los músicos portando las galácticas gafas santo y seña del grupo, Guille se quitó la careta transcurridas sólo tres canciones.

Y no sólo lo hizo en cuanto a las gafas se refiere: ayer el músico se abrió en canal para enseñar todo lo más íntimo de su música y de sí mismo. Temas a capela como Yo también o Como un fan con él y su piano como únicos protagonistas, momentos de reflexión y sinceridad con el público… Como si de una fusión con la audiencia se tratara.

La Casa Azul en el Ochoymedio Club

E igual que Milkyway ha sufrido una evolución brutal en cuando a su forma de actuar, ésta ha venido acompañada de una evolución aún más significativa en cuanto a la puesta en escena de los temas. Para alguien que ha vivido tan de cerca la evolución de este grupo resulta simplemente alucinante. En unos años ha pasado de presentarse él solo en el escenario a contar con una maravillosa orquesta y músicos a su alrededor. Toda la música (base aparte claro está) se realiza en directo, y ese plus resulta simplemente electrizante. Vivir en directo Los chicos hoy saltarán a la pista o Colisión Inminente con trompetas y demás instrumentos al unísono hace saltar las luces rojas de alarma por felicidad de cualquier melómano. Todo ello durante casi dos horas de concierto sin interrupciones y con un cuidado setlist que hizo las delicias de todos.

En definitiva, triunfo rotundo el conquistado ayer por La Casa Azul en Madrid, y que con toda seguridad se repetirá hoy sábado en su segunda fecha en el Ochoymedio Club. Y de nuevo SoldOut… Una pena no tener también entrada para éste.

La Casa Azul En conciertoFotografía | David Left

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here