Tras dos intentos fallidos debidos a sus continuos sold out, a la tercera iba la vencida: con un poco de suerte en la reventa y medio de rebote, esta vez sí iba a poder comprobar de primera mano el duende de Rosalía y Refree. Las expectativas eran altísimas: por el marco incomparable que suponía el escenario elegido (impecable la escena del Circo Price (Madrid) para la ocasión), por tener delante a un público tan exigente como el madrileño y porque el show suponía el fin de una gira que ha servido como presentación de uno de los discos del año, Los Ángeles.

Apúnteme usted, señor escribano: ¿Cómo cantan los ángeles?
Es una pregunta que cobra sentido al oír a Rosalía Vila. Un regalo para los oídos y una luz de esperanza para el flamenco y el cante español. Y todo con una naturalidad y humildad pasmosas, casi impropias de alguien con tanto talento. No hay más que ver su emoción al recibir los aplausos de un público cada vez más entregado a cada estrofa que cantaba. O su “¡venga ésta y ya porfa!” en su tercer encore ante una audiencia que volvía a pedirle una y otra vez que saliera a escena. Arranques a capela con una gestualidad más propia del hip-hop que del flamenco ponen la guinda a una personalidad arrolladora sobre el escenario.

Pero si hay algo que hace resaltar aún más la voz de la catalana es la figura de Raül Refree. Su soberbia producción en ese tributo a la muerte llamado Los Ángeles cobra vida sobre el escenario con su maestría a la guitarra. Instrumento que toca con una intensidad y pasión que ya quisiera para sí más de un guitarrista de rock. Y aunque es sin duda la guitarra el instrumento protagonista de la actuación, no duda en sentarse al piano para dotar de aún más intimidad y sensibilidad a algunos de los temas. La interpretación final de I see darkness, canción que como bien explicaba la propia Rosalía fue la primera nacida de su encuentro, perdurará para siempre en mi memoria.

El hecho de que el repertorio de este dúo sea todavía limitado en número de temas, dejar lugar a la reinterpretación de clásicos del flamenco. Maravillosas versiones del Llanto del Sacromonte, de Juanito Valderrama, o del Que nadie vaya a llorar, de Ecos del Rocío. La complicidad entre ambos es tal (choque de puño para reafirmarla incluido) que poco importa la pieza que se propongan tocar, siempre emociona.
Así pues, broche de oro a uno de los trabajos más brillantes e imprescindibles que ha dado la música española en los últimos años. Ahora nos quedamos solitos, pero sólo por poco tiempo.

https://www.facebook.com/musicarosaliabarcelona/posts/1547895215295006

Setlist
Si tú supieras compañero
Aunque es de noche
Nos quedamos solitos
Por mi puerta no lo pasen
Que se muere que se muere
Catalina
Día 14 de abril
La hija de Juan Simón
Por castigarme tan fuerte
• Encore
Te venero
Llanto del Sacromonte (Juanito Valderrama)
• Encore 2:
Que nadie vaya a llorar (Ecos del Rocío)
De plata
• Encore 3:
I see darkness

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here