¡Buenos días, tardes o noches, según el momento en el que estés leyendo ésto!

Sé que han pasado meses… Pero no pude terminar la serie hasta ahora. Ayer mismo, vi el último capítulo y hoy traigo la review de la serie. He oído muchísimas opiniones, así que traigo la mía.

En agosto, Netflix estrenaba la que era la nueva serie de Matt Groening, creador de Los Simpsons: (Des)encanto.
Diez episodios de una media hora más o menos.

Pero… Vamos a ello desde el principio.

Cartel promocional de (Des)encanto en Netflix

DETALLES TÉCNICOS

(Des)encanto ha sido creada por el ya conocido Matt Groening, que nos trajo Los Simpsons y Futurama. Muchos la conocimos como “la nueva serie del de Los Simpsons”.

La productora es ULULU Company y Rough Draft Studios, siendo Netflix la distribuidora de la serie que firmó para veinte episodios, los diez emitidos corresponderían a la primera temporada.

La serie se nos presenta con los géneros de fantasía y comedia, una comedia, eso sí, negra y vulgar (que no ofensiva). El humor al que Groening nos tiene acostumbrados, satirizando el panorama actual y con parodias a grandes obras, también se deja ver.

SINOPSIS

En su 19 cumpleaños, la princesa de Utopía, Tiabeanie, se casa. Aunque no por decisión propia, precisamente…
Bean no es una princesa que busque reinar, a ella le gusta pasar el tiempo en la taberna y teniendo aventuras, trayendo a su padre por el camino de la amargura.
En esta tensa situación, un extraño grupo ha enviado a un pequeño demonio llamado Luci a que lleve a la princesa por un… peor camino.

En otra parte del universo, un elfo tampoco se siente cómodo en su situación. Tanta felicidad y dulces no son lo suyo… Así que decide salir al mundo humano a probar esa infelicidad de la que habla la gente, iluso de él…

Los caminos de estos tres se han cruzado. Tiembla, Utopía.

 

¿Y BIEN…?

No es un secreto, a Netflix no le ha salido bien la jugada.

La serie ha recibido críticas variadas en cuanto a los medios oficiales, pero el público no la ha recibido con demasiado entusiasmo.

Pero dejad que hable de la mía.

Empecé (Des)encanto sin apenas saber nada, con lo básico del póster y el creador. No quise compararla con nada.
Los primeros episodios, si bien entretenidos, no me engancharon. Literalmente, hasta me daba igual dejar de verla, pero le cedí un voto de confianza, porque Los Simpsons y Futurama son series que traen muchas sorpresas en sus capítulos.

Bueno, la sorpresa… no llegó.
No hubo ningún momento que realmente sobresaliese de (Des)encanto.
La serie no es mala, es, simplemente… disfrutable. Va mejorando a lo largo de los capítulos y el final te deja con ganas de más, pero por el resto, la historia no es entrañable.

Si tuviese que compararla para que os hagáis una idea, sería con Futurama, no con nuestros amigos amarillos, pero con una trama fantástica.

Si algo tiene (Des)encanto es un elenco que se hace querer. Son personajes más profundos y muestran facetas diferentes a lo largo de la historia, incluso se permiten el lujo de mostrar evolución en ellos.

El estilo de dibujo… No sé qué esperáis, es Groening, es similar a sus ya conocidas series anteriores, aunque la ventaja de que la tecnología ha avanzado. Los colores son vivos, los movimientos muy fluidos. Por esta parte, la serie no tiene fallos. Es realmente agradable a la vista, también los diseños de los personajes.

La música… repetitiva. Literalmente toda su BSO ocupa cinco minutos.
Eso sí, tiene unos ritmos divertidos y completamente acordes al estilo de la serie. Pero sí, parecen todas la misma, salvo la canción para los momentos tensos.

¿Y ENTONCES?

Es promedio. Muy promedio, en realidad. Pero la segunda temporada tiene pinta de que mejorará, al menos lo suficiente como para que los capítulos te dejen con ganas de más.

Por ahora, ésta ha sido la serie de Matt Groening que más se ha alejado de su estilo habitual, ofreciendo un punto de vista mucho más diferente al seguir a una joven que quiere ser libre. Pero el resto no a sido para nada resaltable.

En definitiva, pasable. Si la segunda temporada merece la pena… el tiempo lo dirá.

 

Y dicho ésto, nos vemos~

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here