¡Buenos días, tardes o noches, según el momento en el que estés leyendo ésto!

En los últimos años, Netflix ha conseguido hacerse un hueco en el pensamiento de todos como el primer gran portal al entretenimiento seriéfilo y cinéfilo. Desde series originales, a películas de todo tipo y documentales.

Últimamente, la compañía de distribución multimedia americana ha estado metiendo mano en el mundo japonés, usando sus historias como base para algunas producciones (no queremos recordar esa versión tan americana de Death Note…). La última aventura a la que se han lanzado ha sido nadad más y nada menos que Devilman Crybaby.

¡Atención, puede que haya spoilers! Procede con cuidado.

Devilman Crybaby poster
Imagen promocional

Hay que admitirlo, esta ha sido una jugada muy valiente de parte de Netflix. No solo por el tipo de historia que trata, si no también por la animación elegida para ésta. Y qué esperar, cuando el director Masaaki Yuasa (The Tatami Galaxy, Ping Pong the Animation, Kaiba) ha estado a cargo del proyecto.

Devilman fue un manga publicado en 1972 por Gou Nagai, el mismo creador de Mazinger Z. Sin embargo, esta obra no se parece en nada a la del robot gigante.
El manga surgió en una época en la que el mayor atractivo del manga era retratar historias que el resto del mundo no se atrevía a tocar. Por ello, encontramos en éste momento obras llenas de sexo y violencia explícita, que en momentos se confundían el uno con el otro.
Pues Devilman pertenece a esa categoría.

La historia en Devilman Crybaby nos sitúa en el Japón de 1970, siguiendo a un joven de instituto llamado Akira Fujo. Es cuando su amigo de la infancia Asuka Ryo regresa cuando sus problemas comienzan y su vida tranquila acaba.
Ryo le revela que los demonios existen y que están planeando recuperar la tierra de manos de los humanos.
La cosa solo empeora cuando, tras asistir a una fiesta donde hay una posibilidad de que aparezca un demonio, el propio Akira se transforma en lo que se conoce como un Devilman, usando sus nuevos poderes para cazar demonios.

Devilman

Ya podéis comprobar que la historia promete mucha acción. Y cumple lo que promete, eso sin duda.

En los diez episodios que dura la animación, se nos presentan numerosas batallas, enemigos, golpes, sangre y violencia. Empezando por la misma fiesta del primer capítulo, aunque más bien podríamos llamarla bacanal. Porque no solo la violencia está presente en la obra. La lujuria también está muy presente.

La historia no es complicada, al contrario, es bastante simple. El personaje principal se fusiona con un demonio y entonces se dedica a cazar demonios. Otras muchas series nos han ofrecido la misma premisa.
Sin embargo, no se puede negar que Devilman Crybaby es… diferente. Quizá sea por el hecho de ser de Netflix, o por tener a Yuasa al mando, o simplemente por ser un rescate a un tipo de historias tan explícitas.

Los personajes principales se nos presentan como los polos opuestos. Por una parte tenemos a Asuka Ryo, que es serio y sabe siempre qué hacer, mientras que el protagonista principal Akira es un chico más animado e impulsivo (al menos después de transformarse en Devilman, apenas sabemos de él antes, solo que era un chico tímido y callado que no era muy rápido en atletismo). Pese a ello, llegando al final, vemos unas motivaciones y transfondo en los personajes, unas convicciones que les libran de ser simples estereotipos sin profundidad.

La animación es algo que hay que tratar con cuidado. Masaaki Yuasa es un director reconocido por su peculiar estilo de animación, minimalista, casi descuidada en el diseño de personajes y detalles. Ésto, que puede parecer una tara enorme, permite que la serie se centre en su animación propiamente dicha. Es decir, es en los movimientos.

Es complicado hacerse a ver algo tan poco detallado como la animación de Yuasa con otras series que cuidan tanto el apartado estético, la paleta de colores y las luces, pero solo hay que ver ciertas escenas para apreciar verdaderamente el gran esfuerzo que tiene detrás este tipo de series.

Sí, es mucho, muchísimo menos llamativa que lo que podríamos ver en otras series como Tokyo Ghoul o incluso Naruto (conocida en el mundillo por su… peculiar animación), pensad en ésto como un «sacrificio». No se puede obtener nada sin dar algo a cambio, en este caso, el movimiento realista y fluido por una animación exuberante.

Colores planos, sombras inexistentes, personajes que llegan a la deformación en algunos momentos… Pero aún así, un movimiento muy bien llevado, y si pudiese poner GIFs, los pondría.

La banda sonora de Devilman Crybaby es extensa, cuenta con un total de cuarenta y ocho canciones. La práctica totalidad de ellas son electrónicas, e increíblemente variadas. Con tantas, es normal que encontremos una canción para cada momento, pero todas transmiten lo que se necesita en cada momento.

Y hablando del apartado sonoro, en esta adaptación ha tenido mucha presencia de rap.
Quizá en algún intento por acercar la serie al público «juvenil» y actual. Algo que, si bien no desentona demasiado, aún me pregunto el «¿qué necesidad había?». Como sea, tendremos un grupito de raperos por ahí que nos deleitarán con sus rimas de vez en cuando.

Devilman Crybaby es, tanto en su formato manga, su primera adaptación, y ahora ésta de mano de Netflix, una obra transgresora en el mundo occidental. Quizá por ello ha causado tanto revuelo.

Si soy sincera, la historia no es algo que me haya parecido innovador (habiendo visto tantas series japonesas, poco puede sorprenderme), pero creo que merece la pena verla. Si te gustan las series con violencia, y soportas la sangre y el sexo en la animación, no lo dudes, ve a mirártela.

Es un anime muy bien hecho, con una gran marca y un gran director detrás.
Aunque sea una serie para pasar el rato sin pensar más allá de los golpes que se pegan, solo por el apartado técnico es un placer verla.

Que los animes de Netflix sean bienvenidos. Si siguen siendo tan impresionantes como Devilman, la cosa solo puede mejorar.

¡Nos vemos~!

  • Argumento
  • Animación
  • Personajes
  • Banda Sonora
3.7

Resumen

No te lo pienses, Devilman Crybaby es una experiencia bastante curiosa de ver. Está completamente en español y sus diez capítulos están disponibles en Netflix. ¡No hay excusa!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here