¡Buenos días, tardes o noches, según el momento en el que estés leyendo ésto!

Llevo tiempo queriendo hacer una crítica a algo que no me haya gustado, y finalmente, he reunido el tiempo suficiente para hacerla. ¿De qué pienso hacerla? Pues de una de las obras que más me ha decepcionado en toda mi vida. Y, por desgracia, también una de las más populares en la época actual.
Si estás metido un poco en ésto, seguramente habrás oído hablar de Fairy Tail y su historia de magia, aventuras y fanservice… Mucho de ésto último, pero no nos adelantemos.
Vayamos por partes, como diría Jack el Destripador.

EMPECEMOS

Fairy Tail tomo 1
Portada del primer tomo del manga

Como siempre, empecemos con unos cuantos detalles del manga.
Fairy Tail es la segunda obra del mangaka japonés Hiro Mashima, el cual debutó con otra obra llamada Rave Master unos años antes.
La historia comenzó a publicarse en 2006, un 23 de agosto, y a día de hoy está finalizada. Su publicación acabó el 26 de junio de 2017, con un total de 63 volúmenes y manteniéndose durante todos sus años de vida entre los mangas más vendidos.

La historia se encuadra dentro de la demografía shounen, es decir, historias de aventuras y juveniles, enfocadas a un público mayormente masculino adolescente.
Entre sus géneros, podría encuadrarse dentro del llamado “nekketsu” (a los que también pertenecerían obras como One Piece, Naruto, Hajime no Ippo…), caracterizado por la presencia de batallas entre los protagonistas y los enemigos como resolución del conflicto; también, por supuesto, se incluyen la fantasía, la comedia, la acción y el… ¿drama…?

SINOPSIS

La historia es la típica de estos mangas.
Lucy está empeñada en seguir los pasos de su madre y ser la mejor maga celestial, y para ello ha de entrar en un gremio de magos.
Por cosas del destino, acaba encontrando a un famoso (o infame) mago llamado Natsu “Salamander” Dragneel, quien, tras unos incidentes, la guía a al gremio al que él pertenece: Fairy Tail, reconocido por sus poderosos magos y los desastres que causa allá donde van sus miembros.

Natsu quiere encontrar a su padre, un dragón que le enseñó a usar la magia de fuego; Lucy quiere llegar a ser una gran maga, y ambos colaboran para lograr sus sueños.
Pero, claro, hay muchos otros magos y enemigos que no permitirán que les sea fácil.

¿Y por qué no creo que merezca la pena leerlo?

Muy sencillo, vayamos por puntos:

La repetición hasta la saciedad de la misma fórmula

La historia es bastante típica. Los muchos años de One Piece, Naruto, Dragon Ball, nos tienen acostumbrados a tramas con un personaje principal bastante tontorrón que se ve expuesto a numerosos problemas por parte de enemigos que aparecen frente a él.
En todas sus aventuras, siempre se verá acompañado por una serie de aliados, amigos o rivales que le apoyarán y ayudarán a vencer.

Los arcos.

¿Pero por qué, habiendo aguantado One Piece y Naruto con todos sus capítulos, no he podido soportar una obra incluso más corta como es Fairy Tail?

Ya os he hablado de la premisa principal, la chica que quiere convertirse en la mejor maga celestial y el chico que quiere encontrar a su padre.
En realidad, eso no tiene mucho sentido, dado que dos arcos más tarde, esos objetivos son olvidados completamente.

De igual forma, a los mangas como Naruto y One Piece se les agradece la originalidad que aportan en cada arco.
Tanto un manga como otro, pese a repetir el mismo ciclo de problema>batalla>solución, tienen variantes, que hacen todas las temporadas diferentes a las anteriores.

En el caso de Fairy Tail, no puedo evitar sentir que TODOS los arcos son exactamente iguales. Incluso los villanos son todos una pequeña copia unos de otros.

Los personajes

Los personajes principales son bastante simples. Aunque está claro que este tipo de obras no se preocupan demasiado por crear unos personajes realistas, con personalidades complejas y profundas. Son personajes hechos para conectar con ellos y hacerlos reconocibles exaltando algún rasgo concreto de su personalidad.
Sin embargo, hay cosas que veo completamente ilógicas, incluso para un manga de este tipo.

Los principales protagonistas.

A lo que me refiero es que, de no tener, los personajes ni siquiera tienen curiosidad por ellos mismos y su situación.
El manga nos plantea en cierto momento una incógnita sobre el origen de los personajes, sobre cómo son lo que son y cómo han llegado a estar donde están.

Sin embargo, pese a que en numerosas ocasiones los personajes principales pueden preguntar a aquellos que conocen las respuestas, no lo hacen, simplemente siguen pegando a esa persona porque es del bando contrario.

Nosotros sabemos todas las respuestas, pero es a base de flashbacks y explicaciones que se realizan sin el afectado delante. Pero los verdaderos implicados siguen sin mostrar el menor ápice de intención de averiguar qué son realmente.

Los villanos no son mucho mejores, siendo todos bastante similares entre ellos y sin tener realmente una auténtica razón que les haya llevado a luchar con los magos protagonistas.

Ni siquiera el malo final está bien llevado. La única explicación que tenemos del villano más poderoso es que es malo y quiere ver arder el mundo. Nada más. Además, al final la batalla es pésima y el enemigo más fuerte del mundo es derrotado con un puñetazo… literalmente.

El mal manejo del drama

Fairy Tail lleva muy mal este apartado. Y lo digo en serio.

La serie teme matar a alguien, como si fuese pecado capital acabar con la vida de algún personaje y éste fuese imprescindible para la trama.

En total, en el manga, las muertes se cuentan con los dedos de una mano, y seguramente te sobren dedos. Y lo peor no es eso…

En este manga abundan las resurrecciones. Y es algo que aborrezco, porque es como si jugasen con nuestros sentimientos.
Nos meten una escena sensible, llena de lágrimas y sufrimiento por parte de los protagonistas, para luego decirnos que la persona que estaba “muerta” en realidad no lo estaba y que ha regresado.

No, no hace falta que llores, los personajes son invencibles.

Lo hacen bastantes veces, BASTANTES VECES. Tanto con personajes buenos que resucitan porque sí, a malos que no mueren y tras eso se vuelven buenos…

Vamos, que hay más muertos vivientes que en The Walking Dead.

El fanservice absurdo

¡Y el último jinete del apocalipsis!

El peor de todos, el que echa por tierra prácticamente la mitad de la obra: el fanservice.

Si no estás familiarizado con este término, deja que te ilustre: el fanservice es aquel elemento que se incluye en la trama solo para complacer a los fans. Puede ser cualquier cosa: en Naruto fue un segundo beso entre Sasuke y Naruto, en One Piece las películas. En Fairy Tail, sin embargo, es la hipersexualización de los personajes femeninos.

Más arriba mencioné que los personajes no tienen mucha profundidad. Pues bien, en el caso de los personajes femeninos se acentúa cuando, a la más mínima, se quedan semidesnudas. La propia protagonista, Lucy, apenas da un palo al agua, y siempre que lo intenta acaba con un trozo de tela que la separa de la censura y perdiendo lamentablemente la mayoría de las veces (y ni siquiera cuando consigue mejores poderes y se fortalece le dan importancia).

Este primerísimo plano del trasero es completamente innecesario.

Sí, vale que Erza, una de las protagonistas, es fuerte, y sí, pegue palizas. Pero, PERO, que al más mínimo roce las armaduras y ropas acaben hechas trizas, mostrando unos siempre descomunales pechos, no me llegan a convencer para considerar a Erza un personaje que vaya más allá de quedarse desnuda mientras pelea.


Podría seguir diciendo muchas cosas, como el hecho de que el romance está mal llevado, o que el mundo de fantasía donde se desarrolla está increíblemente desaprovechado, o que el propio manga tiene relleno insufrible… Pero pararé aquí, porque tampoco es plan de ponerme quisquillosa.

Como cierre, una conclusión: Fairy Tail me pareció una enorme pérdida de tiempo. Un manga que tiene una premisa interesante, que empieza con más o menos fuerza, y que a partir de la mitad del manga cae en picado hacia un final que no es ni siquiera emocionante.

Leed otras cosas, o dadle una oportunidad. Soy de las que piensa que para gustos colores, y aunque yo no la haya disfrutado, eso no quita que a alguien sí le llegue a apasionar. Al fin y al cabo, éste manga cuenta con una enorme y ferviente legión de fans.

Sin más, me despido, esperando que os haya gustado el blog.

¡Nos vemos~!

 

Producto disponible en Amazon.es

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here