¡Buenos días, tardes o noches, según el momento en el que estés leyendo ésto!

¡Bienvenidos a un nuevo blog!
Hace una semana, tuve la oportunidad de ir al cine a ver una de las últimas películas anime que han llegado a España de la mano de Selecta Visión: Fireworks. Tenía muchas ganas de verla, la animación prometía un espectáculo visual y el tráiler la hacía ver interesante. Así que, en VOSE, me dirigí a verla a los cines. ¡Y hoy os traigo mis impresiones de ésta!

¡EMPECEMOS!

FIREWORKS

Luces en el Cielo

Fireworks cartel
Cartel de Fireworks en España

Unos datos técnicos antes de empezar

Fireworks (o en japonés “¿Los fuegos artificiales se ven planos de lado? ¿O se ven redondos?” literalmente traducido), es una película dirigida por Akiyuki Shinbo y Nobuyuki Takeuchi, ambos directores de animación bastante reconocidos. La obra está basada en la telenovela y película homónimas del director Shunji Iwai.

El estudio encargado de animar esta película fue Shaft, estudio en el que Shinbo y Takeuchi tienen gran repercusión, siendo el primero el creador de un estilo único y perfectamente reconocible en este estudio, el cual podemos ver en las obras Bakemonogatari o Puella Magi Madoka Magica, donde participó como director. La empresa encargada de su distribución ha sido Toho.

Fireworks tiene un corte de drama romántico adolescente, posee una duración de 90 minutos, y fue estrenada el 18 de agosto en Japón.
¡Fue nominada a los Premios de la Academia Japonesa a Mejor Animación del Año! Además, ha sido traída a España por SelectaVisión, en íntegro Castellano.

Sinopsis

En Fireworks, seguimos a Norimichi en el día del Festival de los Fuegos artificiales.

Norimichi es un chico completamente normal, con sus amigos y sus intereses. Entre esos intereses, por mucho que se esfuerce en ocultarlo, está Nazuna, una compañera de clase que ese día parece bastante deprimida.
Él no lo sabe, pero Nazuna no pasa por un buen momento: está a punto de mudarse contra su voluntad.

Ese último día, la suerte quizá esté de su parte y puedan pasarlo juntos. Pero cientos de inconvenientes aparecen frente a ellos para destrozarlo todo.

Un encuentro en la piscina, una apuesta, una extraña canica que puede cambiar todos los errores cometidos, y una pregunta que se repite una y otra vez:

Si se viesen los fuegos artificiales desde un lado… ¿Se verían redondos o planos?

Animación y música

Si has visto algo de Shaft, entonces no te sorprenderá lo que vayas a ver en la película.

El estilo utilizado es muy similar a una de mis series favoritas: la saga Monogatari. Los diseños de personajes son similares, el uso de colores, de sombras, los planos utilizados. Todo es muy parecido, y tiene sentido si piensas que ambos directores de la película participaron en la obra antes mencionada.

Los diseños de personajes son atractivos, sí, sin pasarse con la estética “anime” que de los que suele pecar este medio. Sin embargo, el diseño de personajes es lo que menos llega a importar.
Los colores son brillantes, muy bien usados para transmitir ese aire de verano y costa, las luces son maravillosas. Es algo que Shaft sabe hacer bastante bien.
La animación también destaca. Es fluida, cuidada, sin perder detalle. Pero este estudio se caracteriza por algo: sus planos.

Los protagonistas, junto al otro elemento imprescindible en la película: los fuegos artificiales.

El director de animación Akiyuki Shinbo es conocido por su peculiar estilo a la hora de animar series. Momentos increíblemente bien animados. Escenas estáticas que, sin embargo, derrochan belleza y movimiento. Planos muy cercanos y lentos para aumentar la sensación de tensión o incertidumbre, o incluso planos completamente ajenos a la acción de los protagonistas, centrándose en objetos triviales y el diálogo de fondo. Es una maravilla.
Si bien es cierto que el estilo es más relajado que en otras series en las que ha participado como Monogatari (algún día hablaré de ella, lo juro), donde estas características se explotan hasta el máximo.

En cuanto a la banda sonora, no puedo decir más que es… estándar. Si bien es bonita, no causa gran impresión. Se compone de una música de ambiente, que acompaña a las situaciones sin mucho alboroto, sin destacar o tapar lo que ocurre. Destacan un par de canciones, las dos con vocalistas, que se puede decir que son los “temas principales” de la película. Uno de ellos aparece a mitad del metraje, cantado por la protagonista femenina, llamado Ruri-iro no Chikyuu, la cual causa una gran impresión… por la animación utilizada (digamos que se les fue un poco la pinza en ese momento…).
Daoko, una famosa cantante y rapera japonesa, es la intérprete de las dos canciones más importantes, una de ellas junto a Kenshi Yonezu. La primera donde hace de solista es “Forever Friends”, y el dueto compone la canción de cierre de la película, titulada “Uchiage Hanabi”.

¿Y qué tengo que decir yo sobre ella?

Si he de ser sincera, salí del cine con una sensación de haberme quedado un poco… decepcionada, diría. Eso me pasa por tener a Shaft en un pedestal.

Vale, fui a ver la película pensando que era romance sin más, y lo que me encontré fue una película más cercana a una de esas rayadas japonesas. Si se hubiese llevado bien, seguro que la película me habría gustado mil veces más. Pero…

Ni siquiera la introducción de un elemento como la “canica if” consiguió que me gustase.
Ésta canica, con su capacidad no para cambiar el pasado, si no para crear mundos alternativos (algo que es fácilmente confundible, pero que se aclara cuando ves los diferentes fuegos artificiales en cada universo), es un elemento que añade un toque de fantasía a la trama. Pero cada vez que se usa, la historia se vuelve un poco más confusa. Más que nada porque su origen es un auténtico misterio que no te llegan a resolver, aunque lo insinúan, y tampoco te explican en ningún momento qué hace exactamente, dando la sensación de que, efectivamente, lo que hace es permitir retroceder en el tiempo.

Pasando de ese pequeño elemento de la trama, hablemos de los protagonistas: Norimichi y Nazuna son los principales. El primero es un chico normal, con sus amigos, con sus clases, con lo que tiene un chico normal. No destaca en nada.
Por otra parte tenemos a Nazuna, una chica guapa, del club de natación, que debe mudarse por el trabajo de su padre adoptivo… Y es lo suficientemente egoísta como para escaparse de casa y, de paso, arrastrar a cualquiera con ella. Quiere empezar una nueva vida en la ciudad, estando dispuesta a hacerse pasar por una joven de diecisiete y trabajar en cualquier cosa, incluso de “acompañante”.
Los secundarios son simplemente relleno. El mejor amigo de Norimichi, Yuusuke, también muestra interés en Nazuna y eso lleva a una pequeña rivalidad con Norimichi… Pero ya está. Los demás amigos no paran de girar en torno a la pregunta de si los fuegos artificiales son redondos o planos.

(Todo el mundo sabe que son redondos)

¿Algo más? Bueno, me veo en la obligación de mencionar el videoclip de Barbie que se monta Nazuna en cierto momento de la película. Una escena que no deja indiferente. Peeeeero no puedo encontrar imágenes o gifs de ella, por lo que si queréis verla, os tendréis que ver la película.

Por lo tanto, ¿qué tengo que decir?
Si te gusta el amor adolescente cursi, quizá te guste. Si eres como yo, entonces seguramente la disfrutes mucho más por lo maravillosa que es la animación antes que por la historia o los personajes.

Aunque claro, ésta es mi opinión. Lo mejor será que comprobéis vosotros mismos qué tal está la película. De todas formas, está doblada al castellano, ¡así que no tenéis excusa!

Nos vemos~

Powered by WP Review

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here