Hans Zimmer crea para el film “El Código Da Vinci” lo que para muchos es su mejor trabajo. Zimmer crea uno de sus trabajos más serios y sencillamente, una obra maestra con una estructura de enmarcar y bellísima en su atmósfera oscura y poética. Una partitura de tono trágico donde el compositor resalta el uso del violín, el cello y los coros y donde por momentos se entremezclan lo religioso y lo enigmático.

tdcost

Con la presencia del piano crea un ambiente dramático aderezado por la cuerda frotada, siempre con una música que se mueve sólida y firme describiendo la senda del film. El compositor germano consigue mantener al espectador a merced de lo imprevisible sin que pueda acomodarse. Simplemente una obra majestuosa digna de admiración.