A.R. Rahman compone para el film Water una característica y bellísima partitura fiel a su estilo, en la que destaca la música occidental, con ese ritmo tan especial y llena de energía. Una música llena de matices, siempre acompañada de voces principales y coros, logrando transportar al espectador a una India de tristeza y pobreza. El compositor indio propone una partitura de gran coherencia musical y con un estilo de un logro excepcional que logra una exitosa fusión con la escena y resalta el dramatismo que se busca conseguir. Compositor para muchos desconocido, pero que ha logrado alzarse en dos ocasiones con la ansiada estatuilla del cine.

Compartir