Este fin de semana se ha estrenado la esperadísima “todo es una mierda” o “everything sucks” en Netflix.

Como amante del género de los 80 y 90 y las combinaciones de pandilla y tintes cinematográficos la esperaba con muchas ganas y no ha sido para menos, ya que he tardado solamente una tarde en ver la primera temporada al completo.

Una nueva pandilla Scooby une sus fuerzas

¿Qué nos ofrece la serie?

Imaginemos que tenemos una batidora y en ella mezclamos la esencia de “Stranger Things”, “skins” y “super 8”. Eso es Everything sucks!, al paso de cada capitulo de teletransportaras a las épocas noventeras en las que se llevaban los cardados con lazos y “Ace Of Base” hacía de sus grandes hits el prime time de la radio.

En la historia nos encontraremos con distintos personajes que cambiaran objetivamente su forma de vivir la vida, de enamorarse de quien menos se lo esperan y de crecer dentro del difícil mundo que es el instituto y las hormonas de la adolescencia.

Peyton Kennedy como Kate Messner

La Historia

Estamos en 1996, en “Boring” un pequeño pueblo de Oregón, donde un grupo de amigos que se incluyen a sí mismos dentro del grupo social de los “perdedores” decide apuntarse al club de audiovisuales.

Allí conocerán a Kate Messner la hija del director que cambiará sus vidas y sus decisiones para siempre. Kate a su vez crecerá y aceptará un cambio de 180 grados en su vida y su identidad sexual.

Todas estas historias circularan en el transcurso del rodaje de una película de ciencia a ficción de bajo presupuesto que ayudará a la trama de los personajes

Portada de Netflix para “todo es una mierda”

Déjate llevar por una historia que te cautivará y te transportará a las épocas del vhs y los casettes, te enamorarás de los defectos y pasiones de cada uno de los personajes en una serie en la que las sorpresas están aseguradas.

Si todavía tienes dudas, echa un vistazo al tráiler

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here