La sección 9 a vuelto, aunque si lo pensamos bien, nunca se fue. Desde la publicación del Manga a finales de los 80, ‘Ghost in the Shell’ ha estado presente siempre en diferentes formatos: mangas, cine, series, video juegos… Y es que la obra de Masamune Shirow tiene mucho que contarnos. En 1995, llegó la primera adaptación al cine de este Manga, convirtiéndose junto con ‘Akira’ en una obra maestra de la animación. Han pasado mas de 20 años desde entonces, cientos de películas han sido influenciadas por esta historia (la más popular y evidente es ‘Matrix’, confirmado en varias ocasiones por las hermanas Wachowski) y ahora es el turno de una nueva adaptación, pero esta vez en formato live-action. Vamos a analizar la película desde diferentes puntos de vista y sin spoilers para ver si Hollywood ha hecho honor a esta historia. Tengo que añadir que a nivel personal he visto y leído todo lo relacionado con GITS y esperaba con gran entusiasmo esa película, así que vamos al lío.

El ‘Ghost’ en otro ‘Shell’

Nos situamos en un futuro ciberpunk donde los seres humanos pueden reemplazar órganos y extremidades, y sustituirlos por implantes robóticos. Una realidad que ya se nos planteó en el film de los noventa pero que poco a poco parece mas posible. No solo nos muestra lo impecable e impresionante que sería trabajar con unas herramientas así, si no que entre tanta tecnología, también hay suburbios y cloacas, amén de la corrupción, que eso también a evolucionado (podría dar lugar a un capítulo de ‘Black mirror’ si puntuara más ese aspecto). La historia original de GITS (1995) nos plantea desde un punto filosófico la ‘vida’ como concepto y lo que entendemos por ‘realidad’, y para exponerlo nos presentan personajes que son robots, humanos y mitad y mitad. En la película (2017) ese concepto está presente pero de una manera pasajera ya que se centra más en mostrarnos la búsqueda de identidad de la protagonista y lo que estamos dispuestos a arriesgar por el progreso.

Lo que resultó un argumento innovador en los 90 hoy puede resultar una historia muy trillada y planteada ya en cientos de películas. El mito de Prometeo a lo ciberpunk. No obstante su cuidada fotografía y su gran empeño en crear unos escenarios visualmente atractivos, hacen que la película sea un deleite artístico para nuestros ojos. La banda sonora también es otro de los puntos fuertes del film. Coge elementos de la original y los adapta a nuestros tiempos (y ese gran detalle de poner la canción original de Kenji Kawai en los créditos que hará emocionar a muchos nostálgicos).

Scarlett Johansson está mas que correcta en su interpretación de la Mayor, recreando estupendamente la personalidad Badass del personaje. Takeshi Kitano está enorme mostrando un Aramaki que no se anda con tonterías. La dureza de Batou, interpretado por Pilou Asbæk, también está presente en el film. El resto del elenco, aunque correcto, no destaca mucho mas (Me hubiese encantado que a Togusa le hubiesen dado algo mas de protagonismo junto a su ‘fiel Marushin‘).

“su cuidada fotografía y su gran empeño en crear unos escenarios visualmente atractivos, hacen que la película sea un deleite artístico para nuestros ojos.”

 

Ghost in the Shell: Complejo independiente

Una adaptación ha de tener en cuenta muchos factores. Lo primero, teniendo de referente al original, es saber adaptar la historia a los códigos del cine. No por ser mas fiel la hace mejor película, si no que la hace mas parecida. No estoy de acuerdo en las críticas de la gente a que Johanson interprete a un personaje japonés (ahí tenéis la próxima película de Full metal alchemist, que debería de ser europeos y son asiáticos) mientras la esencia del personaje esté ahí me da igual quien lo interprete.

Otro factor es que una adaptación a de funcionar por si sola, sin tener en cuenta al original, y en esta película ocurre así aunque un poco a medias. Está claro que tenemos ante nosotros un claro homenaje y respeto a la obra de Masamune Shirow, cogiendo varios elementos de la serie y de los otros films, y por eso creo que esta película es infinitamente mas disfrutable para aquél que entiende y conoce GITS ya que captará todas las referencias (La chupa que lleva la Mayor en la escena del club es de las OVAs ‘Arise’ o la mascota de Batou que es la misma de GITS 2: Innocence). Si es la primera vez que te acercas a este universo, es posible que resulte una película muy entretenida pero nada mas.

En resumen, Ghost in the Shell: El alma de la máquina es un homenaje en toda regla al original respetando y cuidando mucho todos los detalles para mostrarnos el espíritu de la historia. Dirección correcta, actores correctos en un argumento que hemos visto ya cientos de veces y, aunque la taquilla no le acompañe, tenemos un aprobado a este live action Hollywoodense al que todos temíamos que fueran a fastidiar un clásico de la animación.

 

Powered by WP Review