Menos pop y más oscuro. Así parece que será el sonido de Diez, el décimo trabajo de estudio de los granadinos Niños Mutantes, tras escuchar los dos primeros singles del álbum, Pura Vida y Glaciares y Volcanes.
Quizá no sea casualidad. La propia banda liderada por Juan Alberto Martínez ha reconocido que, tras más de 20 años de carrera, tensiones internas dentro del grupo casi acaban en la disolución de éste. Curioso que el momento más bajo de esta familia (siempre se han considerado como tal) llegara tras la celebración Mutaciones, concierto homenaje por algunos de los artistas más representativos del indie español y sin duda uno de los momentos más significativos en la historia de la banda.


Sea como fuere, Niños Mutantes ha decidido utilizar esta dolorosa experiencia vital y transformarla en canciones. El lugar elegido para el proceso de grabación ya indica que el trabajo que verá la luz el próximo 31 de marzo no es un disco cualquiera. El refugio Casa Estudio en Albuñuelas (Granada) parece haber sido el sitio idóneo para que la banda pudiera plasmar en canciones los sentimientos de rabia y tristeza experimentados. No pocos artistas han recurrido a este lugar para ello (Paul McCartney, entre otros). Para la producción, dos cualquiera (entiéndase bien el sarcasmo): Abraham Boba y César Verdú, los monstruos detrás de uno de los grupos más talentosos de la escena actual, León Benavente.
¿El resultado? A tenor de los dos adelantos, directo, rudo, sin concesiones. Pura Vida ya indica que en Diez las estrofas tendrás más peso que los estribillos. Sonido de guitarra más duro del habitual para acompañar unos versos en los que el conformismo, la tristeza y la forma de aceptar el curso de la vida se hacen presentes. Personalmente, nos encanta la doble lectura sarcástica que la letra permite. Glaciares y Volcanes parece una foto de las peleas de la banda: intensa, rápida, con letras que hablan de culpa y excusas.


Con tales aperitivos, no podemos sino contar los días hasta la publicación a finales de mes de este nuevo y visceral trabajo. Y no olvidéis comprar vuestras entradas para el concierto de presentación del disco el 6 de mayo en Madrid en la sala BUT.