¡Buenos días, tardes o noches, según el momento en el que estés leyendo ésto!

Bienvenidos a un nuevo blog, donde hablaré una vez más de una película japonesa.
En esta ocasión, no será ninguna película que busque hacerte llorar, nada de familias ni lobos. Hoy traigo un clásico del cine de animación japonés, y uno de los referentes del thriller psicológico. Nada más y nada menos que Perfect Blue.

Cartel de Perfect Blue

Perfect Blue es una película del año 1997, producida por Madhause, estudio encargado de realizarla. Ésta película fue dirigida por el afamado Satoshi Kon, conocido también por otras obras como Paranoia Agent o Paprika.
La película es una adaptación de la novela de Yoshikazu Takeuchi, adaptación realizada por Sadayuki Murai.

La historia nos cuenta las horribles experiencias que tendrá Mima Kirigoe, una cantante japonesa que, por recomendación de la agencia para la que trabaja, decide abandonar su carrera como “idol” (precisamente, personas que se dedican completamente al espectáculo) musical para entrar al mundo de la televisión y el cine, buscando así ampliar su fama y experiencia laboral en una serie policíaca para adultos. De una vida idílica donde es admirada, amada e idolatrada como cantante en el trío de pop japonés, CHAM!, pasa a vivir un auténtico infierno. Desde alucinaciones que parecen completamente reales, la terrible realidad de ser observada en todo momento y tener su intimidad expuesta en internet, el miedo de ser acosada por los fans a los que no les gusta demasiado su cambio de carrera, y todos esos ataques a personas de su entorno.

Me veo en la obligación de decir que Perfect Blue es una película… espesa. No esperéis que la historia os deje la explicación completa de la trama en bandeja de plata. Éste thriller no llegará al final y os soltará un discurso de qué ha estado pasando.
Es una película calmada, que se recrea en la psicología del personaje sobre todas las cosas, por lo que pasamos por momentos en los que simplemente observamos a Mima reaccionar a una situación, sin más. Pero esto es lo importante de la trama: ver cómo una chica pasa de ser feliz a romperse por completo.
Mima es una chica que, desde joven, se instruyó para ser una estrella, alcanzando su sueño en un grupo de música. Pero la caída de una estrella hasta lo más profundo del miedo y la desesperación es tratado aquí de una manera maravillosa. Desde la incredulidad a la ruptura de su psique, se trata todo de la forma más natural posible, haciendo un personaje creíble en su entorno.

Pasemos a la parte técnica de la película.
Empezando por el dibujo, que hará las delicias de los nostálgicos. Perfect Blue es una película de MadHouse, del año 1997, cuenta con un estilo típico de la época. Rostros menos animescos, de proporciones realistas y expresiones nada exageradas, pero sí hay algún que otro rostro bizarro. No son diseños realmente complicados, no hay mucho detalle en los personajes.
Sin embargo, ésto no afecta en lo más mínimo a la calidad de la animación. Hay que admitirlo, MadHouse hace unas series realmente trabajadas, y aunque en ésta época apenas llevaba una fama a sus espaldas y aún se estaba formando como casa animadora japonesa, Perfect Blue tiene una animación genial, pese al bajo presupuesto con el que contaba en aquellos momentos.
Puede que ésto último no tenga mucho sentido económico, pero si somos analíticos con la forma de animación que tiene la película (con momentos realmente pausados, para en ciertos puntos tener mucho movimiento fluido), la cosa cobra sentido. Simplemente se ajustaron a unos fondos limitados, haciendo uso de ellos como si fuese un gotero. En momentos puntuales, el movimiento era intenso y sin duda bien llevado.
La música de la película corre a cargo de Masahiro Ikumi, y como se puede intuir en una obra de éste tipo, no hay piezas que de verdad llamen mucho la atención. La mayoría son pistas que remarcan la sensación de tensión y desasosiego. La que más participa en los momentos importantes donde vemos a Mima pasarlo realmente mal es Virtua Mima, que sin duda te deja con una sensación de mal cuerpo. Por otra parte, en contraposición a todas éstas canciones que son simplemente para crear ambiente, encontramos algunas composiciones del grupo de la protagonista, CHAM!. Precisamente la primera canción que encontramos en la película es Angel of Love, al parecer la canción más famosa del grupo antes de la separación de Mima.

Ahora, para cerrar. ¿Por qué ver una película como Perfect Blue?
Esta película fue una auténtica revelación en su momento, y sigue siendo considerada una obra de culto a día de hoy. Fue la obra que lanzó al mundo de la animación a Satoshi Kon, y le lanzó por la puerta grande.
Ha sido tomada como inspiración por Darren Aronofski, según algunos rumores, para su película Black Swan. Aunque no nos metamos en las malas lenguas.
Perfect Blue es una gran muestra de cómo hacer una película de éste estilo, reflejando de manera completamente genial cómo una persona puede llegar a ser afectada por los el miedo, la desesperación y el arrepentimiento.

Todos los personajes del film

Además, está en español, si no estáis acostumbrados a los subtítulos, siempre podéis ver la versión doblada.

¡Y aquí acabaría la recomendación! Esperando que os haya llamado la atención y le deis una oportunidad al cine japonés, me despido hasta el siguiente blog.

¡Hasta pronto~!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here